Rollitos de huevo


Muy buenas. Creo que todos tenemos sabores y olores grabados y que cuando lo olemos o saboreamos de nuevo nos traen recuerdos.

Pues eso es lo que me pasó a mí con los rollitos. Mi padre era un comedor de estos en potencia, cada mes más o menos se acercaba a un pueblo de la provincia donde compraba un saco de los de pan lleno de paquetitos de rollitos de huevo, la verdad es que son una perdición y duran muchísimo si están bien tapados.

Conforme se hizo mayor dejo de comprarlos y yo pese a probar muchos tanto comprados como hechos por mí, no encontraba ninguno que se acercara a ese sabor.

Una noche en casa de unos amigos y después de una larga sobremesa y dos copitas, Chelo sacó una bandeja con pastas caseras para amenizar la charla y yo sin casi darme cuenta fui directa a esos rollitos de aspecto tentador y cuál fue mi sorpresa que en cuanto se deshizo en mi boca "mis rollitos", me emocioné y todo.

Enseguida le pedí la receta y al día siguiente los preparé sin demora y la respuesta en mis hijos fue la misma "mamá, los del abuelito", y ahora han vuelto a formar parte de nuestras vidas

Rollitos de huevo.

Ingredientes:

  • 2 huevos. 
  • 120 gr de azúcar. 
  • 75 gr de aceite de oliva. 
  • 2 sobres de gaseosas( 2 blancas y 2 azules). 
  • Harina la que admita, mas o menos unos 150 gr. 
Preparación:
  1. Batir los huevos bien espumosos. 
  2. Añadir el azúcar y batir hasta que quede todo bien mezclado. 
  3. Ahora ponemos el aceite y las gaseosas y lo mezclamos todo muy bien. 
  4. Ir añadiendo la harina poco a poco hasta que quede una masa blanda pero manejable. 
  5. Meter la masa en el congelador para que se endurezca un poco y así poder manejarla mejor. 
  6. Preparar un platito con azúcar para rebozar los rollos. 
  7. Pre-calentar el horno a 180º- cada horno es un mundo-. 
  8. Sacar la masa del congelador e ir cogiendo pequeñas porciones de masa, hacer una bolita un poco mayor que una canica y pasarla por el azúcar. 
  9. En una bandeja de horno forrada con papel vegetal, se van poniendo las bolitas con espacio entre ellas y se aplastan ligeramente poniendo el dedo en el centro y girando en dirección de las agujas del reloj para que se haga el agujero. 
  10. Hay que hacerlo grande que luego con la cocción se cierran. 
  11. Cuando llenemos una bandeja, la masa la metemos de nuevo en el congelador unos minutos. 
  12. Meter el dedo enharinado(para que no se nos peguen) en el centro de cada bolita e ir girando hasta conseguir un hueco considerable, ya que al hornearlos tienden a cerrarse. 
  13. Y ya al horno unos 5 minutos, vamos vigilandolos para que no se nos tuesten demasiado, se cuecen muy rápido. Sacarlos y ponerlos en una rejilla hasta que enfríen. 
Al día siguiente están más buenos, eso si llegan.

!!Espero que os guste!!

1 comentarios

  1. Tienen una pinta estupenda! Desconocía este dulce...el blog ha quedado muy bonito. Besos.

    ResponderEliminar