Tortilla de Patata y cebolla.


Muy buenas a todos, ayer al levantarme sentí una sensación rara, para nada desagradable, con la que desayuné y apurando el ultimo sorbo de café me vinieron a la mente unos recuerdos de la infancia.
Es curioso como a medida que vas avanzando en edad recuerdas más anécdotas, vivencias....Se suele decir que hay que vivir el presente, no mirar el pasado ni pensar en el futuro, no estoy de acuerdo,
somos lo que somos por nuestro pasado, por esas vivencias, eso es lo que nos hace ser como somos, no creo que no tengamos que recordar, al fin y al cabo cuando hablas con ancianos, ves que son recuerdos, cuando llegamos a cierta edad ya no nos queda nada mas que esos recuerdos y experiencias.
Pues bien la ya conocida mundialmente "Tortilla de patata" es uno de mis recuerdos, si, junto con el bizcocho de yogur hice mis primeros pinitos en la cocina a una edad muy temprana de 5 años me enfrascaba en los fogones junto a mi padre, nunca he sido un gran personaje, mas bien chiquita, así que como os conté en alguna ocasión al igual que mi abuela, mi padre me subía a una silla, me ataba con el cinturón para que no me cayese y comenzábamos nuestro ritual, mientras se freían esas patatas, él cortaba queso se servia un vino, charlábamos, jugábamos y entre vuelta y vuelta de patatas algunas risas.
Siempre digo en mis recetas, ya que son muy fáciles de hacer que no tienen misterio, es cierto, aunque todas tienen su aquel para que salgan ricas, en este caso mi secreto es freír las patatas sin prisa, despacito, con mimo a baja temperatura, añadir la cebolla en el momento justo y dejarlas en su punto.

Y si la coméis con ajo aceite untado en pan......pero eso ya es otro recuerdo.

Espero que disfrutéis tanto como yo en la cocina y que os salga todo por lo menos con sabor a cariño que es un ingrediente que no se compra pero es muy valioso.


Ingredientes: (4pers).
  • 1 kilo patatas.
  • 1 cebolla grande.
  • 5 huevos L.
  • Un chorrito de leche.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
Preparación:
  1. Poner abundante aceite de oliva en una sartén grande, la más grande que se tenga, sin pasarse. Calentar a fuego fuerte el aceite, cuando esté bien caliente echar las patas poco a poco, dejar unos minutos y bajar a fuego medio, salar al gusto.
  2. Le vamos dando la vuelta de vez en cuando con una pala de madera cogiendo las patatas desde abajo, girando la pala y que las patatas caigas al aceite por el lado contrario, así no se deshacen.
  3. Pelar, cortar la cebolla y añadirla a las patatas, seguir friendo y dando la vuelta hasta que estén doradas y crujientes, rectificar de sal si es necesario.
  4. Cascar los huevos en un plato hondo, añadir un chorrito de leche y batir enérgicamente.
  5. Poner la satén en la que vamos ha hacer la tortilla al fuego, añadir las patatas escurridas y añadir un poco más de aceite del usado para freírlas.
  6. Cuando este´bien caliente, añadir por toda la sartén el huevo batido, mover un poco las patatas para que vaya cuajando por todos los lados.
  7. Con un plato más grande que la sartén le damos la vuelta a la tortilla, volvemos a poner al fuego la sartén con un poco más de aceite si lo vemos necesario y ponemos la tortilla para que dore por el otro lado dejándola resbalar sobre el plato hasta llegar a la sartén.
  8. Dejar unos minutos hasta que cuaje por ese lado, sacar y servir


!Espero que os guste!.


19 comentarios

  1. Esta tortilla nos viene muy bien siempre, a mi me encanta. BS

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Merche!! Qué sería de nosotros sin nuestros recuerdos, ¿verdad?. Y más cuando ya no tenemos a algún ser querido entre nosotros, la mejor forma de que sigan con nosotros es recordarlos y contar las anécdotas que tenemos con ellos.
    Además, a mi me encantan las historias, y más cuando son vivencias, me imagino el entorno como si hubiera estado allí.
    ¡¡Y qué tortilla de patatas!! Es una cosa que me encanta, es cierto que soy más de sin cebolla, pero hecho a fuego lento y con tanto amor, creo que perdono que lleve cebolla y me la como enterita igual.
    Oye, pues cuando vengas en verano a Cofrentes, paras en Requena y cuando quieras quedamos y nos tomamos algo, además, tengo julio y agosto entero de vacaciones, así que libre las 24 horas. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Tiene un aspecto increíble, melosa y en su punto de cocción. A mi me gustan las que llevan cebolla, la patata sola queda muy seca y no es tan sabrosa. Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  4. Es un clásico que siempre ponemos en cualquier acontecimiento , y es que ¿ que seria de los españoles sin la tortilla de patata ?

    ResponderEliminar
  5. Vaya cierto es que aun que no hay que mirar al pasado los recuerdos son muy importantes en nuestra vida, bonita anécdota la del cinturón a la silla je je, que listo tu padre.
    Se nota que esta hecha con mucho cariño no hay mas que ver las fotos, sabes cuando yo la hago de patata y cebolla también le echo el chorrito de leche, ah y me apunto ese detalle del all i oli que así nunca la he comido, otro día nos cuentas el otro recuerdo, vale!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. hola, pues yo estoy de acuerdo contigo, lo bueno y bonito, aunque a veces duela por no poder tener a nuestros seres más queridos al lado, es lo que nos hace personas, con recuerdos y vivencias. las que hemos tenido la suerte de vivir una bonita niñez junto a padres y abuelos, eso no tiene precio. Cada vez más , estoy convencida que nuestros mejores recuerdos están en torno a una mesa , recetas y a la cocina. Me alegro de compartir esta tortilla contigo y tus recuerdos más preciados. Mil gracias y mil besos guapísima!!

    ResponderEliminar
  7. Yo me comería unos cuantos con un vasito de vino huuuuu.Bs cielo.

    ResponderEliminar
  8. Merche ¡qué sería de mí sin mis recuerdos! Ya se sabe que en la vida hay que mirar para delante, y para atrás ni para tomar impulso. Pero para eso está la memora, para almacenar vivencias que dejan huella y de las que nosotros tendremos la capacidad de decidir, cuales queremos o no, que formen parte de nuestros recuerdos.
    Y si son de tortilla de patatas, no pueden ser malos. Bonita historia, estas son las que a mí me gusta contar.
    Besos guapa, que pases un bonito jueves.

    ResponderEliminar
  9. Tocaya, te mereces un Oscar!!. Yo es que no me canso de la tortilla, chiquilla. Me gustan todas y esta con la cebolla por el medio, ainssssssssss que jugosidad por dios. Caliente, templada, fría....si es que me la como de cualquier manera.

    Besinesss

    ResponderEliminar
  10. Me encanta, un básico en mi cocina cada semana.
    Además con unas fotos que se meten por los ojos.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Merche. Los recuerdos es algo a lo que siempre nos aferramos y que como bien dices parecen que afloran con mas frecuencia a medida de que nos vamos haciendo mayores. Así es la vida.
    Me encantan las tortillas con cualquier ingrediente, todas las semanas hago porque la comen sin rechistar. Suelo hacerla muy parecida a esta que has hecho aunque nos gusta más cuajada.
    Sea como sea es un bocado delicioso y a ti te ha salido sensacional.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que cremosita, se me hace la boca agua.

    ResponderEliminar
  13. Tienes toda la razón Merche, las recetas hechas con mimo y cariño son las mas ricas de todas, aunque sean sencillas y con ingredientes sencillos como esta rica tortilla, que tiene una pintaza que alucinas y según e leído con pan untado de ajo, madre mía que maravilla.
    Un besito enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta la tortilla, blandita , cremosita por dentro, vamos que estoy babeando, te ha salido fantástica,. Besos

    ResponderEliminar
  15. Que un plato te evoque a momentos tan bonitos de tu infancia, multiplica por mil el placer que sientes al cocinarlo y al comerlos, eso es así y seguirá siendo así por los siglos de los siglos. Amén :)
    Como no podía ser de otro modo, te ha salido una tortilla estupenda Merche, un poco doradita por fuera pero cuajada y jugosita... Se me hace la boca agua.
    Un abrazo, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. lo de atarte a la silla... fue todo un puntazo, eso es ser previsor y lo demás bromas. Pues yo estoy convencida de que somos recuerdos, y la mayor parte de ellos buenos. También estoy completamente de acuerdo en lo de hacer las patatas a fuego lento, tan lento que casi parecen pochadas, porque el resultado es...una tortilla tan espectacular como la que nos has preparado. Bss y feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. Una tortilla estupenda y que da gusto de comerla al ver la fotografía.
    Acabo de conocer tu blog y me gusta mucho, así que con tu permiso me quedo como seguidora y te invito a que visites mi blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. UNa presentacion bien sencilla para comer de un bocado. Esas patatas asi churruscaditas tienen una pinta espectacular

    ResponderEliminar
  19. Hola mercedes, siento no haber pasado antes, pero es que ha sido muy difícil.
    Que razón tienes, con el tiempo lo que nos queda son esas batallitas vividas con nuestra familia y amigos, son recuerdos y experiencias que nos han ido forjando día a día nuestra forma de ser a día de hoy. Esta tortilla si que te ha transportado a tus recuerdo, muy bonitos por cierto, esas vivencias vividas con los padres no se olvidan nunca.
    A lo que voy, la tortilla se ve buenísima, muy jugosa, sería estupendo poder disfrutar de un trocito.
    Besos.

    ResponderEliminar