Tortilla de queso de cabra, cecina y patata.


Aunque eran las siete de la tarde, las calles estaban abarrotadas de transeúntes, en estos días de calor solían salir, o muy temprano por las mañanas o ya con el refrescar de la tarde, a hacer sus compras o sus paseos diarios.
Hoy no era un día cualquiera para Dolores que, junto a su marido Miguel, se esforzaba día a día por ofrecer el mejor pan y bollos de la ciudad. Desde bien temprano se podían oler las exquisiteces que en su horno se estaban preparando.


Como digo, hoy era un día especial para ella, era su cumpleaños y tenía preparada una sorpresa para sus amigos de los comercios adyacentes pues había preparado su propia fiesta para celebrarlo con ellos ya que todos, en esos momentos estaban solos. Sus familiares estaban todos repartidos por el planeta disfrutando de sus vacaciones y Dolores sabía que o se lo preparaba ella o se quedaba sin celebración.

Esa mañana le pareció raro leer en el bar de la esquina, regentado por Manuel, un cartel en el que se informaba a los clientes el cierre de el mismo a las ocho de la noche por motivos personales. Nunca desde que recordaba, Manuel había cerrado el bar, ni aun estando con fiebre.

A las 7:30, Dolores salió rauda y veloz hacia su casa, que se encontraba al girar la esquina, se puso a preparar una cena de picoteo para sus amigos Les había comentado a todos que necesitaba su ayuda para cargar unas cosas que ella no podía ya que eran muy pesadas.

Bueno, a lo que vamos, se puso a pelar patatas y cebollas y, mientras en su horno se cocía un fabuloso quiche, batía las claras para el postre y escuchaba su música favorita a la vez que cantaba. Conforme iba terminando sacaba sus delicias a la mesa siendo lo último en salir la tortilla de cecina y queso de cabra con patatas cuya receta le había dado su amiga Maite. Ésta le contó que era uno de los pinchos que más le gustó cuando fue a Burgos, su ciudad natal, que visitaba siempre que podía.

Cuando todo estuvo preparado, se duchó y se puso su mejor vestido. Le extrañaba que nadie hubiera acudido a ayudarla a esas horas pero siguió a lo suyo. Salió al comedor para encender la velitas y arreglar las flores y se quedó de piedra: todo había desaparecido, bueno, todo no, su vajilla y cubertería estaban allí, pero de la cena no quedaban ni las migas. Cuando se pudo mover, salió corriendo a contárselo a su marido, bajó las escaleras de tres en tres, no se acordaba si había cerrado la puerta y no sabia si llorar o reír, la verdad es que tenia las dos opciones.

Al girar la esquina del bar de Miguel, que a esa hora debía estar cerrado, frenó en seco...allí estaban todos, hasta Juana la artista. Habían dispuesto el bar con bonitos manteles que ella no había visto nunca y con unos centros florales que daba envidia mirarlos (Sara, la florista, era una maravilla). Todos aplaudieron al verla girar la esquina y, en ese momento, lloró y lloró de alegría, dándose cuenta de cuan afortunada era y dándole gracias a Dios.

Una vez pasado el susto, todos la besaron con alegría y se sentaron a la mesa para degustar el banquete que entre todos habían preparado, aunque estuvieron de acuerdo en que lo mejor de la noche fue esa deliciosa tortilla con ese fuerte sabor a cecina y el inconfundible aroma del queso de cabra que, una vez caliente, se fundía junto con las patatas y le daba una textura sabrosa y jugosa.

Así, finalizó la noche entre risas, cantos y bailes y todos decidieron que, para la próxima reunión, Dolores preparara su tortilla. Ella se fue a casa feliz y satisfecha, recordó el susto y se rió para sus adentros, sus amigos eran geniales.

- Buenas noches mi amor!

- Buenas noches Dolores, que cumplas muchos más!.



Ingredientes:
  • 8 huevos L.
  • 200 gr de cecina.
  • 4 rodajas de queso de cabra.
  • 1 kilo 500 gr de patatas.
  • 2 cebollas medianas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
Preparación:
  1. Pelar y cortar las patatas tipo panaderas, pelar y cortar fina la cebolla.
  2. Poner una satén con abundante aceite en el fuego.
  3. Cortar en tiras finas la cecina.
  4. Cuando el aceite esté bien caliente añadir las patatas, freírlas durante un rato hasta que vayan cogiendo color y añadir las cebollas, salar al gusto.
  5. Cuando estén ya doradas al gusto (en casa nos gusta bien doradas), escurrir el aceite sobrante y poner otra vez al fuego.
  6. En un bol batir enérgicamente los huevos junto con un chorro de leche (queda más jugosa), añadirlos a la patata en la sartén y cuajar la tortilla por un lado.
  7. Cuando la veamos cuajada por un lado, disponer por encima las rodajas de queso y la cecina, lo presionamos un poco para que se cubra de patata y huevo y volteamos la tortilla para que se haga por el otro lado.
  8. Voltear la tortilla dos o tres veces presionando un poco para que se haga por dentro y no quede cruda.
Sacar a la mesa caliente y cortar.




!! Espero que os guste !!.

12 comentarios

  1. Menudo manjar! tengo que probarla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, seguro que te encanta, si la haces me cuentas. 😉
      Un besote.

      Eliminar
  2. el puchero de la bruja13:20

    Que delicia, pero me parece excesivo usar 15 kilos de patatas, Jajajaja.
    espero que estés pasando unas buenas vacaciones. Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchi cielo, me has hecho dudar, pero creo que debes ir a tú óptica jajaja, entre el 1 y el 5 hay algo que no has visto.
      Un besazo preciosa, me alegra que te guste aún con 15 kilos de patatas😘

      Eliminar
  3. Vaya delicia de tortilla!!! Debe de estar muy sabrosa!!

    Me ha pasado igual que a Conchi. Yo también veo 15 kilos, aunque me he imaginado que son 1,5. La coma no se ve :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está sabrosa y deliciosa, queda feo que lo diga, pero es la verdad.
      Respecto a esos 15 kilos que ves, mira bien entre el 1 y el 5, en la parte de arriba hay una coma. te digo lo mismo que a la Bruji jeje.
      Un besote

      Eliminar
  4. Que bonita introducción a la receta, siempre sorprendes gratamente a tus seguidores. Esta vez doblemente, la tortilla tiene un aspecto impresionante. Lo dice todo la imagen. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya dicen que vale más una imagen que mil palabras. Muchas gracias preciosa, me encanta que te gusten mis historietas.
      Un besote

      Eliminar
  5. Que maravilla, que ganas me han entrado de comerme un trozo....Como de la tuya ya no debe quedar, la haré un día para mí jeje. Ya te contaré como estaba!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ya no queda, esta tortilla vuela en cuanto la saco a la mesa, no sé que tendrá, jaja.
      Si la haces, me cuentas.
      Un besote

      Eliminar
  6. Qué bonitos encuentros, estos 'raticos' son los mejores ¿verdad?. Imagino que pronto habrá una excusa para volver a encontraros, ya que esta tortilla ha dejado huella.
    Se ve deliciosísima, y con cecina (de mi tierra) y queso de cabra, un delicioso manjar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tesoro vengo aquí muerta de envidia por tal delicia que has hecho, y has catado jaja jajaja

    Yo hacerla la podría hacer pero ... ¿para qué si no puedo hincarle el diente? vamos ... que mejor me conformo con verla desde el ordenador.

    Intuyo que estaba de escándalo esta tortilla y que en tu casa la disfrutaron de lo lindo.

    Besazos

    ResponderEliminar