Caldo casero de carne y verduras.

Se solía levantar de noche con un gran dolor de huesos pese a su corta edad pero todo les faltaba, no tenían nada, el capataz de su padre les había dejado dormir en el cobertizo y si alguna noche hacía demasiado frío les permitía entrar en el establo.
Se acordaba de vez en cuando de los buenos momentos, su hogar aunque era una choza, era confortable y limpia, su madre trabajaba de sol a sol para que nada les faltase, limpiaba con esmero, recogía leña del monte para la chimenea y cuando estaba todo listo la encendía para calentar la casa esperando su regreso.
Al girar el camino ya le llegaba el olor a la deliciosa comida que en su casa se estaba preparando, olisqueaba el aire intentando adivinar que rico manjar le esperaba.
Será estofado de ciervo? o una rica gallina en salsa? o bien un conejo a la brasa con sus zanahorias y boniatos?.
Nada de eso era su ansiada comida, cuando abría la puerta y veía a su madre encogida por el dolor dándole vueltas al caldero, volvía a la realidad, desde que padre murió cada vez eran más pobres, ella era muy joven y aunque intentaba cargar los mismos sacos que sus compañeros, nunca podía, todos le doblaban la edad, algún día cuando crezca podré más que ellos se decía día a día pero por el momento pese a trabajar las mismas horas le pagaban una cuarta parte y encima agradecida ya que el capataz le recordaba constantemente que no le salia rentable y que no se quejara.

Así que cuando entraba en casa ponía su mejor sonrisa, se acercaba a su madre y le decía lo guapa que estaba, ella sonreía, la besaba y abrazaba, le ayudaba a desvestirse para lavarla antes de la cena que siempre consistía en una sopa de pan con algún que otro trozo de carne y así noche tras noche cenaban juntas contando historias y riéndose. Eran buenos tiempos, mejores.
 La Sopa de Pablo Picasso. 
Este cuadro pertenece a la época azul de Picasso donde las figuras se alargan, las caras se entristecen y el colorido desaparece.

Espero que os guste un buen caldo tanto como a nosotros, en las estaciones de frío nunca falta un tazón de consomé o un buen plato de sopa en nuestra mesa.

Ingredientes:
  • 1 carcasas grande de pollo.
  • 1 trozo de gallina.
  • 1 hueso de jamón.
  • 1 hueso de rodilla de ternera.
  • 1 puerro.
  • 2 zanahorias grandes.
  • 1 nabo grande.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
Preparación:
  1. Limpiar y lavar bien tanto los huesos como las verduras, dejar escurrir.
  2. En la cacerola que vamos a utilizar para hacer el caldo ponemos un chorrito, muy poco, apenas unas gotas de aceite de oliva virgen extra, lo llevamos al fuego y calentamos. Cuando esté bien caliente, ponemos todos los huesos y los doramos un poco, así el caldo después tendrá más sabor.
  3. Ponemos las verduras, le damos unas vueltas junto con los huesos.
  4. Ponemos la cantidad de agua en la cacerola, unos 2 litros de agua para obtener algo más de 1 litro de caldo. Salamos al gusto.
  5. Tapamos la cacerola y lo ponemos a fuego fuerte hasta que comience la ebullición, llegados a este punto vemos que sube una espuma poco atractiva a la superficie, pues con ayuda de la espumadera la iremos retirando junto con la grasa que se desprende de los huesoso y el poco aceite que hemos utilizado. En la imagen lo vemos claro.
  6. Una vez vemos que deja de subir espuma, se tapa la cacerola dejando un poco abierta la tapa para que salga el vapor y se deja hirviendo a fuego medio durante 2 horas aproximadamente.
  7. Retiramos del fuego, colamos y si lo vamos a utilizar ese día preparamos nuestra sopa de fideos, tiburones, letras, consomé ...


!Espero que os guste!.
Y no olvidéis que el mejor ingrediente sois vosotros. Gracias.

20 comentarios

  1. Que reconfortante..., y no sólo la maravillosa sopa, mil gracias por compartir tu esfuerzo, trabajo y dedicación con todos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti princesa por estar ahí.
      Un besote

      Eliminar
  2. el puchero de la bruja31 oct. 2016 16:52:00

    Me encanta la sopa, en casa nunca falta un tuper con caldo casero en el congelador, pero me gusta mucho más contar con tus ricas rectas en tu estupendo blog.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bruji, eres un cielo, seguro que tus tuppers de caldo están deliciosos, son una maravilla cuando hace frio.
      Un besote

      Eliminar
  3. Merche hoy me has hecho sentir tantas cosas, como saber valorar las cosas más sencillas y humildes, como si se trataran de grandes lujos, la vida nunca deja de sorprendernos, por eso saber disfrutarla con lo poco que tenemos, debería ser más que suficiente para ser felices. Pensemos en cuántos no tiene ni siquiera para ese humilde plato de sopa, por la que darían la vida, si fuera necesario.
    Besos y sé feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es así, si puedes valorar lo sencillo como algo grande, siempre estás satisfecha, nunca te falta nada más.
      Hay que valorar lo que uno tiene, no lo olvides preciosa.
      Un besote

      Eliminar
  4. La sopa, me ha encantado igual que tu relato. Me alegro mucho que vuelvas a publicar y que sean platos tan tradicionales y ricos como este caldo que en mi casa lo tomamos muy a menudo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que ya sabes que soy muy de tradiciones y cosas sencillas.
      Me alegra que te guste.
      Un besote

      Eliminar
  5. Un relato muy triste, te demuestra la fuerza que tienen algunas personas para soportar los momentos duros que te da la vida y ser felices con lo poco que se tiene, hoy no sabemos apreciar realmente las cosas.
    La sopa me parece muy rica, es un plato sencillo pero de esos que cuando te los comes te da vida, no hay nada como una buena sopa con un buen caldo casero, buenísima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más sencillo imposible, pero a todos gusta.
      Muchas gracias cielo, me alegra que te guste.
      Un besote

      Eliminar
  6. Pues sii, claro que me gusta, no me va a gustar, mi marido me llama la catacaldos, te puedes imaginar porque ¿verdad?

    Este tuyo tiene un color divino y a pesar de los "calores" que están haciendo para la época en la que estamos , yo de buena gana me tomaba un buen tazón de sopita de esta que tú has preparado.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, tesoro, en casa la comemos hasta fría, en consomé, es pasión, así que nos apuntamos a lo de catacaldos jeje.
      Un besote campeona.

      Eliminar
  7. Que alegría volver a leer una de tus recetas.!!!!! El cuento es precioso y la sopa calentita muy apetecible ahora que empieza a despegar el frío. Muchos besos guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, sencilla y lo que gusta en casa.
      Muchas gracias preciosa, sé que te alegras.
      Un besote

      Eliminar
  8. Hola Merche, estos caldos reconfortan el cuero y el alma!! Siempre una delicia y un acierto para todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya lo has dicho tu todo, solo me queda darte las gracias.
      Un besote

      Eliminar
  9. ¡¡Hola Merche!! Qué bonito has encabezado esta receta, y es que no hay nada como valorar las cosas pequeñas. Yo, intento hacerlo, día tras día, y espero que con el tiempo, siga haciéndolo.
    Acabo de venir de pasar unos días fuera de casa, y me encanta salir de vez en cuando por ahí, pero también me encanta volver a mi hogar, hay que valorar lo que tenemos, sin duda.
    Y tu riquísima sopa, con ese caldo casero que nos revive a todos, y nos sabe al mejor hogar del mundo. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años o los daños o las dos cosas he aprendido a valorar esas pequeñas cosas díarias que son lo que nos hacen grande la vida.
      Y si, esta humilde sopa es de hogar, hogar, del mio.
      Un besote preciosa

      Eliminar
  10. Merche hace tiempo entendí que no son los lujos los que te hacen felices sino los pequeños gestos que te llevan a recuerdos agradables. ¿Hay mayor placer en la vida que tomarse una sopa de fideos casera tranquilamente después de un largo día de trabajo? ¿o tener un trozo de bizcocho recién horneado para desayunar o esperando calentito a la hora de la merienda? El dinero compra muchas cosas, pero estos pequeños lujos tienen un valor incalculable

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cuca tesoro, me alegra mucho verte, espero que estáis bien y el jefe de la casa creciendo...
      Como tu, yo también hace tiempo que comprendí muchas cosas y aunque te parezca tonto, valoro hasta el piar de los pájaros jeje.
      Me alegra que te guste.
      Un besote

      Eliminar